Quienes estamos al frente de empresas o liderando equipos en la consecución de un objetivo, tenemos claras las fases del proyecto para alcanzarlo; definición de objetivos, plan de acción, ejecución y medición de los resultados obtenidos.

Bajo mi punto de vista no hay una “medicina” para poder curar el daño, menos aún una vez producido; sin embargo, de la misma manera que un buen y enfocado entrenamiento en los deportistas minimiza considerablemente la probabilidad de sufrir una lesión y/o las consecuencias de esta, respecto a nuestra reputación personal y profesional también podemos muscularnos debidamente para poder enfrentar las agresiones que, sin ningún lugar a dudas se producirán.

Los denominados “costes hundidos” son aquellos costes en los que ya se ha incurrido y no se podrán recuperar en el futuro. Incluyen el tiempo, el dinero u otros recursos que se gastaron en un proyecto, inversión u otra actividad y que no se podrán recuperar.

Vivimos en un momento donde el resultado prima sobre el proceso, el corto plazo es más relevante que el largo y la oportunidad es más importante que la lealtad

Resiliencia es un sustantivo muy usado en la actualidad, aplicable a determinadas personas que superan situaciones dificultosas o traumáticas. Sin embargo, como a veces ocurre, todo término que por determinadas circunstancias propias o del entorno

Networking-Social-Colaborativo

Hacer el uso debido de las redes sociales no solo es una obligación, sino que debe ser una responsabilidad, no solo por evitarnos consecuencias negativas a futuro, sino porque podemos crear una verdadera ola de ayuda y colaboración que, sin ninguna duda, nos reportará ganancias

En la actualidad, los CEOs, mandos intermedios y todas las personas que tienen un papel relevante en la toma de decisiones, se encuentran en su día a día ante una encrucijada en la que han de decidir aquello que resulte más adecuado, teniendo en cuenta que la solución perfecta no existe y que, inevitablemente, no todos los afectados por la decisión van a estar de acuerdo con ella, al menos objetivamente

crecimiento y la tendencia de la industria ha configurado los organigramas de las empresas con una estructura piramidal, donde el vértice superior está claramente definido, y manteniendo un span de control relativamente bajo a base de una estructura en cascada de mandos intermedios, lo que, conforme la empresa ….

Mar-De-Galilea

Hace algunas semanas tuve la oportunidad de ver un video TEDx del profesor de ESADE Franc Carreras, titulado “El Secreto De La Influencia Online”, en el que expone un ejemplo genial acerca de cómo la generosidad tiene un claro impacto en nuestros resultados y en la cadencia de resultados posteriores a nosotros. Esta historia es la de los dos mares, el de Galilea y el Mar Muerto, los cuales, a pesar de estar alimentados por la misma fuente, el rio Jordán, se comportan de manera muy distinta, ya que el primero recibe agua, pero también la vierte, mientras que el segundo solo la recibe. El resultado es que mientras el Mar de Galilea es un vergel de vida y vegetación, el Mar Muerto es simplemente un oscuro cuerpo de agua y nada más.

De un tiempo a esta parte nos hemos dado cuenta de que, para posicionar nuestros productos o servicios y que nuestros clientes nos elijan entra la cada vez más amplia y profesional oferta de nuestros competidores, hay que hacer algo más. Evidentemente, lo primero es tener un producto competitivo, con unas características técnicas adecuadas, a un precio conforme a las soluciones que aporta, pero ¿y luego qué? Teniendo claro este núcleo de lo que el producto debe ser, y que ha de estar perfectamente cuidado, tenemos dos factores que definirán el éxito (o no) de nuestra propuesta.